E d i t o r i a l

No es tanto que la ‘torita’ sea demasiado sumisa a su padre, sino que algunos medios y periodistas –además de seguidores– engrandecen a Félix Salgado como si fuera la figura central de la Galaxia con tal de pretender congratularse con quien suponen palomea las ‘gratificaciones’ o convenios publicitarios, soslayando la investidura constitucional de la gobernadora, de quien debe ser la última palabra respecto a las decisiones de Estado. Aunque quizá tengan algo de razón quienes prefieren agraciarse con el padre y darle todos los créditos del rol constitucional que asume su hija, tampoco estaría mal que Evelyn Salgado asumiera su responsabilidad con empoderamiento y marcara sanas distancias donde su investidura se vea comprometida por la sombra de su padre. Nada puede separar el cariño de un padre hacia sus hijos, o viceversa, pero en cuestiones de Estado, la responsabilidad con los gobernados está por encima de los afectos familiares.
www.acapulco.press