Tercera Vía
] Ernesto Rivera Rodríguez.

La alcaldesa electa de Acapulco, Abelina López Rodríguez, a unas horas de tomar protesta Constitucional, parece navegar en el «mar de los sargazos», sin brújula, sin saber qué rumbo tomar, solo con una premisa ideológica que hasta hoy no cuadra en la realidad, la 4T.

Tal vez traiga «otros datos», que suponemos los acapulqueños los hará públicos este jueves 30 de Septiembre, que será sin duda el prólogo de un proyecto «sacado de las mangas del chaleco» de un juez comprado.

Entonces que vamos a esperar cuando ha vendido la plaza a la Iniciativa Privada en el sub mundo del cobro de piso, y la cuota por trabajar con la perdida de la esperanza del No mentir, No robar y No engañar, que han quedado como «Slogan» de un programa de kermes estudiantil de la secundaria del barrio.

Hasta hoy como alcaldesa electa ha mostrado que conoce menos que nada de la administración municipal, distorsionada por supuestos poseedores de la gracia de la IP, bajo el grafitis de RH Consultores olvidando ya su propuesta cantada en los debates oficiales como su propuesta de trabajo, bajo las siglas del programa 20-30 ideado por la ONU para el Tercer Mundo, y ciudades cómo Acapulco del cuarto patio.

Abelina ha mostrado de cero hacia la izquierda que posee la «varita mágica» para No pagar las deudas oficiales que en este país dejan a sus herederos el 100% de los alcaldes salientes a sus pares entrantes, lo cual a repetido a cuántos micrófonos ve cerca…»No pagaré, No pagaré…No pagaré…

Con todo esto Acapulco y el resto de los 84 municipios restantes del estado se encuentran en ‘Standbay»… a la espera de la toma de posesión de la gobernadora electa Evelyn Salgado Pineda, quien ha mostrado congruencia, mesura, don de gentes y sentido común ante el destino que está por aceptar o al revés, o el destino se la encontró a ella para tomar las riendas del estado que aún se encuentra en el cabús del progreso, cómo lo preciso el exgobernador extinto José Francisco Ruiz Massieu, en su Segundo Informe, hoy a 27 años de su trágico deceso.