Un Rapidín
] Con Ángel Irra Carceda.

No se puede negar que el brinco de Jorge Salgado Parra a Morena es un buen punto para Evelyn Salgado y Norma Otilia Hernández.

Muchos critican al ex priista, ex perredista y luego otra vez ex priista, por su maroma hacia el morenismo.

Yo igual, porque antes habló pestes de Morena, incluso del preciso de esta fuerte tribu nacional, AMLO.

Me queda claro que aquí faltó operación de parte del PRI para retenerlo, o que sus pretensiones para quedarse fueron muy altas.

Lo que sí es un hecho es que nadie le robó la candidatura para la Alcaldía de Chilpancingo en la Alianza PRI-PRD.

Él y todo mundo sabían que esa definición dependía del acuerdo de la Alianza para designar al candidato a la Alcaldía de Acapulco.

Si esa candidatura era para el PRI, como sucedió, la de Chilpancingo tenía que ser para un perredista, y en este caso fue para Alejandro Arcos Catalán. Así se simple.

Se comprende el enojo de JSP, y solo el tiempo le dará o no la razón en esta su maroma hacia el morenismo.

Conozco a varios, quizá a muchos, de los que han hecho equipo con JSP, y algunos ya me adelantaron que no lo seguirán en esta aventura política.a

Incluso me aseguraron que, de ser necesario, fijarán un posicionamiento público para deslindarse de la maroma de JSP hacia Morena.

No están de acuerdo con su decisión y, me recalcaron, no la consultó abiertamente con todos los que le han acompañado en su travesía política.

Les puedo asegurar que en varia colonias de Chilpancingo, donde JSP tiene partidarios, al conocerse su maroma hacia Morena, se convocó a reuniones vecinales para aclarar que en esta no lo seguirán.

Por eso señalo que fue un buen golpe mediático a favor de Morena, pero en los hechos es algo muy diferente.