Palabras Mayores
» Jorge Romero Rendón
Facebook | jorge.romerorendon1

La grabación de una conversación privada del senador Manuel Añorve Baños, que se volvió a difundir en redes sociales, pretendió desacreditar su relación con el gobernador Héctor Astudillo Flores y con el candidato del PRI-PRD a sucederlo, Mario Moreno Arcos, en torno a la elección del pasado 6 de junio.

La reacción de Añorve fue la normal, aclarando que dicha conversación fue sacada de contexto y la grabación, editada para tratar de evidenciar un supuesto descontento que se habría traducido en una traición política a su partido por no haber sido designado para la candidatura a gobernador. Y de paso anunció que denunciará dicha acción ilegal ante la Fiscalía General de la República por la manipulación y difusión de esa grabación, debido a que se configuran diversos delitos.

En una conversación con este periodista, Añorve no negó el contenido de esa conversación, que habría sucedido a raíz de la nominación de Mario Moreno como candidato a gobernador por el PRI, pero que al difundirse en fechas posteriores cobró un significado diferente. Sobre todo porque a poco de la conversación “aclaramos todo con el gobernador y mantuvimos nuestra amistad de muchos años, y me dispuse a apoyar la campaña de Mario por voluntad propia y por lealtad a mi partido –como pudo verse en diversos actos públicos-, y apoyando también las de otros candidatos a alcaldes y diputados en el estado”.

De modo que las interpretaciones posteriores hechas por otras personas, descontextualizadas, se equivocaron al tratar de colgarle a Añorve culpas que no le corresponden sobre las derrotas sufridas por el PRI en la elección…
Lo que hay de fondo…

Pero más allá del tema de la pasada elección de gobernador –cuya impugnación está por dirimirse en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF)-, en lo que se debe poner atención es en tres factores que confluyen en el interés de algunos perversos por atacar a Añorve después de seis meses de que alguien filtró a las redes sociales de internet por primera vez la dichosa grabación:

1.- La pelea por quedarse con el cascarón del PRI –y sobre todo con su dirigencia-. Añorve ha dicho que no le interesa dirigir a su partido en el estado, pues no compagina con su labor como senador de la república, cargo del que le quedan aún tres años de ejercicio. Y aunque opina que el liderazgo debe quedar en Mario Moreno por sus méritos de campaña y los votos que logró el 6 de junio, hay quienes lo ven como a un rival que debe desacreditarse para evitar que llegue a controlar al priismo.

2.- La inexistente pugna por la presidencia de la Mesa Directiva de la LXIII Legislatura del Congreso local, que al final quedó en muy buenas manos, con la diputada que a partir de hoy fungirá como tal, Flor Añorve Ocampo. Su designación fue unánime y en ningún momento apareció la diputada Julieta Fernández Márquez para tratar de buscar ese cargo, pues ya había un acuerdo y como el resto de la bancada priista, honró ese compromiso.

3.- Las muy adelantadas carreras por la candidatura del PRI a presidente de la república en 2024 –junto con las de diputados y senadores por Guerrero-, y la de 2027 por la gubernatura –o un posible interinato-. Aún cuando esos procesos están lejanos en el tiempo, los movimientos estratégicos de ciertos aspirantes no reparan en plazos para ir ganando terreno, y mientras más pronto mejor.

De ahí que Añorve, considerado como uno de los precandidatos con mayor fuerza y oportunidad para llevar a cabo pactos con los presidenciables priistas, obtener nuevos cargos legislativos federales, y mantenerse vigente para pelear fuerte por la gubernatura dentro de seis años, es objeto de ataques para tratar de sacarlo del juego futurista.

Sin embargo esto es difícil, dado el liderazgo que Manuel Añorve ha labrado en el Senado, que incluye una gran influencia en la Cámara de Diputados y una relación sólida con los liderazgos políticos a nivel nacional –incluyendo el bloque opositor de senadores (PRI-PAN-PRD), a gobernadores, altos funcionarios del gobierno federal, y con los líderes legislativos de Morena-, se mantiene con la misma fuerza, sin que el reciente resultado electoral adverso para su partido en el estado le haya restado capacidad de interlocución.

De manera que, al final, las grabaciones que han provocado tantos chismes en las redes sociales, resultan inocuas, aunque revelan que la pugna política en lo que queda del PRI será salvaje y anuncia divisiones internas que a ninguno de sus militantes conviene…