Tercera Vía
] Ernesto Rivera Rodríguez

Morena no acaba de revolcarse en el lodo, meses tiene en ello y por momentos parece ahogarse en sus propias miasmas y hoy el diputado Alfredo Sánchez Esquivel, apoyado por el Secretario de Asuntos Indígenas del Estado, Javier Rojas Benito, por el presidente del IEPC Nazarin Vargas y la propia presidencia estatal de Morena, Marcial Rodríguez Saldaña, lo hacen pasar por «indígena» y robarle, porque eso fue lo que hizo, agandallarle ese espacio de género a Jesenia Hernández Jacinto.

 Él asunto ha dañado directamente al Congreso del Estado cuyos legisladores -los de Morena- hasta este momento han guardado un silencio perverso y con ello admitir y apoyar la actitud «Gandalla» del diputado y presidente de la Jucopo Alfredo Sánchez Esquivel, quien a toda costa busco reelegirse al violentar los derechos de la insaculación de la candidata indígena plurinominal Yesenia Hernández Jacinto.

Por qué instituciones como el IEPC, la Secretaria de Asuntos Indígenas del Estado, y Morena se prestaron para ello. Se tendría que preguntar si realmente el diputado Sánchez Esquivel vela por los intereses de los pueblos vindígenas, o por los intereses de grupo al que pertenece y a sus prósperos negocios, por el hecho de auto inscribirse ya que hasta hoy nada a hecho por ellos

Para la agraviada existen dos instituciones que deben aclarar el caso: primero su partido, Morena, la dirigencia del mismo en Guerrero y en segundo lugar el IEPC. Que bajo sus propias palabras es claro que hay alguien poderoso tras esta sucia situación: «Sinceramente creo que no deben pedirle reclamo ni aclaración a Esquivel, sino deben ir tras las personas que soltaron la correa del perro, no al perro. Esto en sentido retórico.»