Tercera Vía
] Ernesto Rivera Rodríguez.

Los acapulqueños deseamos volver a socializar pero el trabajo producto de la vocación turística de Acapulco, a cambiado literalmente más de 180 grados, y con ello el cambio de los paradigmas tutelares de la política en Acapulco ya no pueden ser los mismos.

Igor Aguirre Vázquez, candidato a la alcaldía de Acapulco, por el PT, ha accionado las fibras íntimas del quehacer político actual, al señalar sin tapujos, que se tiene que cambiar lo que actualmente está pasando, cambiar desde sus inicios a la misma clase política que ha perdido sentido y rumbo del quehacer público de la misma.

El candidato petista a la alcaldía de Acapulco y fundador de la AC «Más por Acapulco», con la brújula política en la mano encara en sus propósitos el rescate de los valores sociales de la mano de la principal actividad económica del puerto, el turismo, del cual se debe cambiar su paradigma arena, playa y sol, y sus acompañantes nocturnos, a una industria develadora de un propósito turístico alternativo.

Hoy estos propósitos están anquilozados, por decir poco, como un trasporte público vergonzosamente patético y hasta peligroso, donde se puede aplicar íntegramente el principio, del cambio tutelar de los paradigmas sociales, dónde la seguridad es de ya el «establismen» de la cereza del pastel al que todos meten la mano, pero hasta hoy, no mueven un dedo para erradicar la podredumbre y corrupción que la corrompe.

Desde la izquierda alternativa se plantea ser, al frente de la comuna porteña un administrador con liderazgo social genuino, sin mascaras ni mascaradas, que con recursos limitados requirira más certidumbre para gobernar y atraer mayores inversiones, nuevas y frescas sobre todo para el turismo fortaleciendo nuevas tecnologías en su operación .

Después de la pandemia y desde la visión para Igor Aguirre Vázquez, y el PT, es acompañar la agenda en tiempo y forma, cómo cimentar el proyecto lopezobradorista e impulsar la cuarta transformación, que sea vigente en la prestación de los servicios a gente que apreciará más que nunca visitar lo natural pero con soluciones altamente tecnológicas, y que permita en todo lo posible el manteniendo de las fuentes de empleo, porque se está convencido de que sí ves posible concretar la transformación de la ciudad.