Tercera Vía
] Ernesto Rivera Rodríguez

La gobernadora electa de Guerrero, Evelyn Salgado Pineda, a marcado en la arena la raya del «un antes y después», como aquello de A.C. y D.C. seguro de su futuro gobierno que hasta hoy no deja de ser de posicionamientos ideológicos, (en la arena pues), fraseología permanente, retórica sacada de la manga de su chaleco…terminar con la política rancia, no mentirle al pueblo, hacer equipo con la gente, nada será igual, acabaremos con las OPD, bla, bla.

Hasta hoy Evelyn camina con las «muletas de su papá» y no parece que tomado el poder vaya a ser diferente, Félix está mostrando una actitud y determinación de dureza respecto a quien será el hombre fuerte de Guerrero y quién tomará las decisiones, los guerrerenses No ven cómo ella y perciben que la gobernadora no podrá, y más bien no querrá cambiar esa relación. Con lo que su frase de «Reconciliación y Orden» será tirada al basurero de lo innecesario, de lo imposible, cuando el hombre fuerte actúe desde Casa Guerrero, o desde donde vaya a gobernar.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador permitió que Félix continuara con su juego, con el apoyo irrestricto de Mario Delgado, y proponer a su «suplente…a alguien que no lo fuera a traicionar», y con su propia marca «Obrador» llevarlos al poder en Guerrero. No importa que no controle el Partido, aún con el burócrata de Marcial Rodríguez Saldaña como títere al mando del mismo…Félix debe controlar el estado y todo lo que suceda en el o a su paso.

El «antes y después» marcado por Evelyn como su constructo de «Reconciliación y Orden» es a todas luces un planteamiento obtenido de las mangas de su chaleco, en tiempo de pandemia, una pandemia el Sars 2-Covid-19, que ya le lleva más de un año y medio de ventaja instalado en Guerrero, con decenas de miles de contagiados y miles y miles de muertos, una economía derrumbada a punto de colapsarse, con la principal actividad económica, el turismo colapsado con sus playas, centros y antros de diversión cerradas y/o contenidos y que hasta hoy no ha merecido una línea de como por lo menos entender cómo le ha hecho este gobierno que ella llama «el antes caciquil» para contenerlo y sin entender lo que suma para su gobierno como «el después reconciliado».

Lo cuál es sin lugar a dudas una QUIMERA, algo que debería poner en práctica primero en el partido que la llevo al poder, «ahiga sido como ahiga sido» que lejos muy lejos está de ser una marca política y no pasa de ser un Movimiento político, un galimatías vaún en ciernes, que le sirva y funcione como superestructura de su futuro gobierno, pero por lo que se percibe será desde un inicio con personajes emanados del multicolorida plataforma política local y foránea cuando no a ciegas sin un bastón que le ayude a caminar… mucho antes que logré ver la luz al final del túnel de su luna de miel como gobernadora… conociendo que el «oficial mayor» solo le va a enseñar el camino que a él le convenga.

Dos.. Cuánto cuestan los doctorados en la Universidad de la Plaza Santo Domingo…escuché en alguna mesa de café.