Un Rapidín
] Con Ángel Irra Carceda
» angelirracar@hotmail.com.

Quien o quienes insisten por adelantado en un presunto fraude electoral, son normalmente los que se sienten ya perdedores.

Así suele ocurrir. Nada que sorprenda.

Y también se victimizan por adelantado cuando en sus propias parcelas cometen las mismas artimañas, o peores, que atribuyen a sus adversarios.

Ya nos encontramos en los cierres de campaña. La población debe analizar muy bien quiénes plantean las mejores propuestas para Guerrero, para sus municipios y distritos electorales.

Y a quienes se la han pasado en la pachanga, engañando al pueblo. Repitiendo lo que les prometieron en el 2018 y lo creyeron y votaron por ellos, y ahora ven que resultó toda una farsa.

Quien ganó la Presidencia en el 2018 les prometió todo, TODO, en cuanto le colocaron la banda Presidencial.

Pero ya en el ejercicio de las funciones que por tantos años anheló, le quitó al pueblo mexicano el Seguro Popular, las Estancias Infantiles, el Prospera y el Procampo, entre otros importantes programas sociales.

No puedo omitir otras acciones de suma importancia para los mexicanos que desapareció de un plumazo presidencial, como el tratamiento a niños con cáncer, comedores comunitarios o la desaparición de fideicomisos cuyos presupuestos los absorbió y nadie sabe de ellos.

Por todo lo anterior y por más, los mexicanos debemos acudir a las urnas el seis de junio próximo a emitir un voto útil. TOTALMENTE ÚTIL.

Pensando en mi querido estado de Guerrero, los invito a reflexionar muy a fondo el sentido del voto.

Jugaron con su esperanza y les fallaron con la prometida “transformación”. Y ahora sus candidatos les prometen lo mismo. Piénsenlo muy bien.