] PALO ALTO * 18 de septiembre.
Facebook Messenger es nuevamente víctima de las críticas de los usuarios luego de que el investigador de seguridad Jonathan Zdziarskirevelara indicara, según un análisis detallado, que la famosa aplicación de chat tiene grandes cantidades de virus del tipo código spyware. Es decir, “programas” que están allí para recaudar datos e información en todo momento.

Pero, este tipo de virus no ha sido infectado por culpa de un hacker, sino que es el mismo Facebook el que desarrolla el Facebook Messenger de esta manera, en la que contenga los spyware.

En pocas palabras, la aplicación está registrando prácticamente todo lo que un usuario hace dentro de la aplicación: qué y dónde pulsa, con qué frecuencia la usa con la pantalla en horizontal o en vertical, el tiempo que uno está conectado, etc.

Zdziarski se sorprende de la cantidad de spyware que existe en su interior tras realizar un repaso por el código de la app.

Pero para nosotros no es algo revelador, puesto que en los últimos meses se han detallado todo los riesgos que representa Facebook Messenger y cómo puede invadir nuestra seguridad bajo la excusa de “recopilar datos para mejorar el servicio de la app”, que se puede leer en los Términos y Condiciones (que, por supuesto, nadie lee).

Los permisos que autorizas cuando utilizas Facebook Messenger

Hace apenas unas semanas, Facebook anunciaba que a partir de ahora, los usuarios que quisieran chatear con sus amigos a través de su teléfono móvil tendrían que descargar una nueva aplicación llamada Facebook Messenger, desarrollada especialmente para cumplir con las funciones de mensajería instantánea.

Nada más descargar la aplicación (ya se han contado más de mil millones de descargas) el usuario tiene que aceptar una gran cantidad de permisos, ¿cuáles son?.

1) Llamadas telefónicas. La nueva aplicación de mensajería Facebook Messenger ofrece a los usuarios la opción de llamar a sus contactos. Se trata, en realidad, de un simple botón que nos permite iniciar una llamada corriente, así que solo podrás conectar con tu contacto a través de una conversación de voz si también tienes almacenado su teléfono. Para ello, es necesario que la aplicación también escrute el número de tus contactos.

2) Mensajería. Algo parecido ocurre con los mensajes de texto. La aplicación admite la posibilidad de enviar SMS o MMS a contactos, aunque no se encuentren en Facebook Messenger. De este modo, será necesario que des permiso a la aplicación para que acceda a la agenda de contactos. En este caso, y al igual que en el de las llamadas, tu teléfono puede incurrir en gastos extra, dependiendo del tipo de tarifa que tengas contratada con tu operador.

3) Cámara fotográfica. Lógicamente, Facebook Messenger nos permite hacer fotos desde la propia aplicación, así que también debes dar permiso a la aplicación para que acceda al sistema de la cámara fotográfica.

4) Micrófono. Puedes enviar fotos a tus contactos, pero también mensajes de voz. De ahí que la aplicación te pida permiso para utilizar el micrófono. De este modo podrás grabar directamente un mensaje y enviarlo. El permiso para esta herramienta, lógicamente, también te servirá para hacer llamadas de voz.

5) Ubicación. Como una gran mayoría de aplicaciones, Facebook Messenger utiliza los servicios de Ubicación aproximada (basados en la red) y Localización precisa (basada en la red y en la información que proporciona la función GPS). Sin ir más lejos, esta misma semana te contábamos cómo dejar de compartir tu ubicación en Facebook Messenger. Este es, de hecho, uno de los cometidos del permiso.

6) Contactos. La aplicación también se encarga de sincronizar todos los contactos del teléfono en el sistema, así que no es extraño que pida permiso al usuario para leer el registro de llamadas y los contactos que tiene almacenados.

7) Tarjeta SD. La mayoría de aplicaciones piden acceso a la tarjeta SD del teléfono para ir guardando, modificando y eliminando información en caché, como por ejemplo las imágenes del perfil de tus amigos. Al tratarse de información demasiado pesada, el sistema las almacena y recupera, en lugar de descargarlas, cada vez que pones en marcha la aplicación. Lo mismo ocurre con cualquier otro dato que sea pesado y lento de almacenar.

8) Cuentas. Ya sabes que puedes utilizar tu cuenta de Facebook para iniciar sesión en otros sitios. De ahí que Facebook Messenger también requiera el acceso a las cuentas que están dadas de alta en el dispositivo.

9) Red. Este permiso es eminentemente necesario porque Facebook Messenger funciona a través de una conexión de datos. Más allá de esta función, que es clave, hay que indicar que el sistema también pide poder descargar archivos sin notificación. Se trata de una táctica que utiliza Facebook para ir realizando cambios en la aplicación sin necesidad de poner en marcha una actualización completa y consciente.

10) Otros permisos. Y terminamos con toda una serie de permisos que también se incluyen en este paquete, pero que no resultan tan centrales. Nos referimos, por ejemplo, al permiso para iniciarse de manera automática (como gran parte de las aplicaciones de mensajería), el control sobre la vibración del equipo (para las notificaciones), la posibilidad de ver si el teléfono está realizando tareas de sincronización o la instalación de atajos en la pantalla de inicio.

] Agencias