PARIS. | 11 de enero de 2021.
] Efe.
Líderes políticos, económicos y ambientales de todo el mundo participan hoy en París en la cuarta edición de la cumbre One Planet Summit para intentar forjar compromisos a favor de la protección de la biodiversidad ante el cambio climático.

Organizada por la ONU, Francia y el Banco Mundial, esta cuarta edición de One Planet Summit reunirá en París a algunos de los participantes, aunque la mayoría se sumará de forma virtual.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el presidente francés, Emmanuel Macron, el jefe del Estado de Costa Rica, Carlos Alvarado, o la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, figuran entre los participantes.

La cumbre busca construir más coaliciones o reforzar las ya existentes, para lograr para objetivos concretos y movilizar más fondos, después de que la pandemia “ha perturbado” durante 2020 la diplomacia internacional y los esfuerzos multilaterales en clima o biodiversidad, señaló una fuente del Elíseo a la prensa en una rueda de prensa telefónica.

En este sentido, esta cita de París quiere “hacer converger los restos climáticos con la preservación de los ecosistemas”, añadió otra fuente oficial francesa.

Durante el año pasado, muchas reuniones internacionales sobre estos asuntos se aplazaron y cancelaron, por lo que este 2021 será un ejercicio rico en, entre ellas la COP 25 de Glasgow.

La jornada se organiza en forma de seminarios y mesas redondas organizadas en torno a cuatro temas clave: protección de ecosistemas terrestres y marinos, promoción de la agricultura ecológica, movilización de financiación por la biodiversidad y el vínculo entre deforestación, especies y salud humana.

Gran Muralla Verde

Por separado, se celebrará una sesión del Foro de inversión por la Gran Muralla Verde, que reunirá a responsables de finanzas públicas y privadas y responsables políticos para promover este proyecto, que busca crear una banda de vegetación en los once países de la franja Sudán-Sahel para frenar el avance del desierto del Sahara.

Para 2030, el proyecto prevé restaurar con vegetación 100 millones de hectáreas de tierras degradadas, lo que supondría crear 10 millones de empleos y absorbería 250 millones de toneladas de carbono de la atmósfera.

Francia espera movilizar los 10.000 millones de euros que esta iniciativa necesita para el período 2021-25.

Finalmente se desarrollará una reunión ministerial de la Coaliación de la Ambición Elevada para la Naturaleza y los Pueblos, copresidida por Francia y Costa Rica, que actualmente tiene una veintena de miembros y que tiene el objetivo de alcanzar mañana el medio centenar.