] PARIS. * 7 de junio de 2021.
) AP.

Durante dos sets y más de dos horas en el Abierto de Francia el lunes, Novak Djokovic se vio superado por un rival italiano de 19 que debutaba en un Grand Slam.

Y pese a todo, según la versión que Djokovic brindó al final, siempre tuvo al adolescente en donde quería. Y así fue.

Rafael Nadal también se topó con un chico italiano de 19 años en los octavos de final — y también precisó de algo de tiempo para carburar. Pero el estrés de Nadal apenas duró ocho juegos y menos de 45 antes de tomarle la manija al duelo, estirar a 35 su racha de sets ganados consecutivamente en Roland Garros y clasificarse por 15ta vez — un récord — a los cuartos de final del Grand Slam en arcilla.

Después de capitular en un par de desempate, Djokovic súbitamente fue una apisonadora. Ganó 13 juegos seguidos antes que Lorenzo Mussetti acabó retirándose por una dolencia en la parte baja de la espalda, perdiendo 6-7 (7), 6-7 (2), 6-1, 6-0, 4-0.

“Me gusta enfrentar a chicos en partidos al mejor de cinco sets, porque tengo el convencimiento que si van ganando por un set o por dos, como fue el caso hoy, aún me siento optimista”, dijo el número uno del mundo, con 34 años de edad. “Es que me siento fuerte físicamente y sé cómo fundir a mi oponente”.

Nadal, quien cumplió los 35 la semana pasada, quedó abajo 5-3 en el primer set ante Jannik Sinner (18vo cabeza de serie). Con un 5-4 a su favor, el joven italiano dispuso del saque para llevarse el parcial.

“Me tocó enfrentar a un muy buen jugador que tiene un gran futuro”, dijo Nadal.

Nadal.

Pero el 13 veces campeón de Roland Garros ganó ocho juegos en fila y, tras un breve bajón en el segundo set, selló una victoria 7-5, 6-3, 6-0, arrasando 10 juegos consecutivos.

Musetti, un talentoso italiano que empezó a todo vapor con su magnífico revés de una mano y exquisito juego, no está acostumbrado al rigor del formato de cinco sets en las grandes citas. Tuvo que pedir tratamiento tras el cuarto set.

“No tenía sentido seguir jugando. No podía ganar puntos o resistir en los peloteos. No podía moverme”, dijo Musetti. “Estaba al límite”.

Djokovic terminó de 9-9 en cuanto a ocasiones de quiebre de saque y dominó 53-30 en la cuenta de golpes ganadores.

¿Cuán sorprendente fue ver a Musetti irse al frente por dos sets ante Djokovic, alguien que busca su segundo título en Francia y el 19no de Grand Slam en total?

“Yo mismo estaba sorprendido”, reconoció Musetti.

Máximo cabeza de serie, Djokovic nunca ha perdido en Roland Garros por un adversario con un ránking tan bajo, como el 76 de Musetti. La última vez que Djokovic perdió ante un adolescente en el Abierto de Francia fue en 2006 fue un chico con el apellido Nadal. Y Djokovic se presentó el lunes con una foja de 14-0 en los octavos de final en este escenario.

Al final, Djokovic se acreditó la quinta victoria de su carrera viniendo de atrás tras perder los primeros dos sets.

Djokovic disputará los cuartos de final de un Slam por 49na ocasión, midiéndose contra otro italiano. Se trata de Matteo Berrettini (9no cabeza de serie), quien avanzó sin tener que jugar este lunes.

Ello obedeció a que el adversario con quien Berrettini iba a toparse, Roger Federer, se retiró el domingo para cuidar la rodilla derecha que se operó dos veces en 2020 y darle reposo a su cuerpo de 30 años con miras a Wimbledon, que comienza el 28 de junio.

Nadal, en tanto, se las verá con Diego Schwartzman (10mo preclasificado), reeditando la semifinal de 2020.

El argentino Schwartzman levantó siete bolas de set en la primera manga rumbo a la victoria 7-6 (9), 6-4, 7-5 sobre el alemán Jan-Lennard Struff.

Schwartzman sigue indomable en Roland Garros

Precedido por una racha de cuatro derrotas, nadie se hubiera imaginado que Diego Schwartzman iba a llegar tan lejos en este Roland Garros.

Pero el idilio del argentino con la tierra batida de París es inquebrantable.

Schwartzman.

El décimo cabeza de serie se apuntó el lunes su cuarta victoria seguida en sets corridos de este Abierto de Francia, instalándose en los cuartos de final tras doblegar el lunes por 7-6 (9), 6-4, 7-5 al alemán Jan-Lennard Struff.

“Me encanta este país, me encanta París”, dijo Schwartzman en la entrevista en la cancha Suzanne Lenglen. “Aquí es donde siempre juego mi mejor tenis”.

La tenacidad del “Peque” fue clave para someter a Struff, quien se puso arriba 5-1 arriba en el primer parcial El argentino de 28 años levantó siete puntos de set para nivelarlo 5-5 y luego llevárselo en el desempate.

El segundo set también deparó un trámite parejo, con Schwartzman inclinándolo a su favor al capitalizar su quinta oportunidad de quiebre con el marcador 5-4.

“Mi arranque fue muy malo y el suyo muy bueno”, comentó Schwartzman. “No estaba cómodo con el partido. No me veía capaz de escaparme en el marcador. Después de ganar el segundo set, él bajó su nivel en el tercero y yo lo subí bastante respecto a los dos primeros”.

Abajo 4-0 en el tercero, Struff no dio su brazo a torcer y lo igualó 4-4, obligando a Schwartzman a exigirse para sentenciarlo con su octavo quiebre del duelo.

“Me costó bastante cerrarlo, un poco mérito de él y un poco culpa mía”, dijo Schwartzman, quien aún no ha cedido un set en este torneo. “Me costó soltarme y por eso fue parejo”.

Schwartzman alcanzó las semifinales en la edición del año pasado, instancia en la que perdió ante Rafael Nadal, quien acabó coronándose campeón por 13ra vez.

¿Su rival de turno? Nadal, otra vez. El astro español avanzó a cuartos tras despachar 7-5, 6-3, 6-0 al adolescente italiano Jannik Sinner , estirando a 35 su racha de sets ganados consecutivamente en Roland Garros.

“Siempre es difícil jugar contra Diego y ahora viene recuperado después de una temporada de tierra que no estaba siendo buena para él”, dijo Nadal.

Se trata de la tercera vez que Schwartzman alcanza la etapa de cuartos en París y la quinta en su trayectoria en citas de Grand Slam.

También igualó a Juan Martín del Potro y Guillermo Cañas en el segundo lugar de argentinos con más presencias en los cuartos de final de Roland Garros, sólo superados por las nueve ocasiones de Guillermo Vilas.

“Me ponen muy feliz esas estadísticas y debería tenerlas presentes todo el tiempo”, señaló Schwartzman. “A veces nos olvidamos de eso en el día a día, porque son datos que igual hace 10 años ni me imaginaba, y ahora poco a poco las voy logrando y sosteniendo en el tiempo”.

Schwartzman llegó a la capital francesa cotizando a la baja. Sufrió derrotas a las primeras de cambio en Montecarlo, Madrid y Roma, los tres Masters 1000 en arcilla.

“Es más fácil disfrutar cuando las cosas van bien”, dijo Schwartzman. “Personalmente, a mí me golpean mucho las derrotas… Cuando todo sale bien te da seguridad para poder ganar y se disfruta mucho más”.