] FORTALEZA * 17 de junio.
Memorable 2Con cuatro grandes atajadas en el juego ante Brasil, el portero mexicano Guillermo Ochoa fue designado el jugador del partido en el empate sin goles entre el México y Brasil.

Ochoa se mostró muy satisfecho con su actuación y considera éste, el mejor partido de su vida.

«Sin duda, hacer esto en una Copa del Mundo, contra el anfitrión, no es fácil, hay que seguir. Sabíamos que Brasil sería difícil, lo esperábamos así, afortunadamente el equipo mostró su nivel y nos vamos contentos».

El cancerbero tricolor consideró el remate de Thiago Silva, la mejor atajada del partido.

«El cabezazo fue complicado, un remate seco y a corta distancia. Me siento en buena forma, fuerte física y mentalmente. Me hizo bien alejarme de los medios y concentrarme en mi trabajo, me siento un portero mucho más equilibrado».

Una atajada para la posteridad

Guillermo OchoaLa pelota voló hacia el área. El centro era perfecto. El 10 brasileño quedó suspendido en el aire en un salto prodigioso y, como si de un martillo se tratara, golpeó el balón con su cabeza hacia la red. Para detenerlo, hacía falta desafiar la ley de gravedad. Y, entonces, como si fuera un superhéroe, apareció un portero. Con un salto acrobático y una mano prodigiosa, alejó el peligro y dejó una estampa para la posteridad.

Esta descripción podría haberse utilizado por muchos para describir la que, hasta ahora, ha sido la mejor atajada en la historia de las Copas Mundiales de la FIFA™, la del inglés Gordon Banks a Pelé. Pero no es el caso esta vez. La jugada en cuestión tuvo como protagonistas a Neymar y el arquero mexicano Guillermo Ochoa, que además tuvo otras intervenciones sublimes para preservar el cero en su meta ante los anfitriones en Fortaleza.

“Una reacción instintiva”

No debe sorprender entonces que, al terminar el encuentro, el 13 del Tri tuviera una sonrisa de oreja a oreja. A fin de cuentas, no todos los días se entra en la historia. Y, con amabilidad y emoción, describió muy vívidamente su milagrosa salvada a FIFA.com y analizó su actuación en general en el partido.

“Yo venía siguiendo la jugada, y cuando vi que Dani Alves iba a sacar el centro, volteé al área y vi a Neymar bien marcado por Rafa Márquez”, comienza a describir Memo. “No pensé que alcanzara a rematar, pero aún así hice mi recorrido para estar preparado. De pronto lo vi ganar el salto y después fue todo por instinto. Coloqué los pies, me estiré lo más que pude y logré sacar la pelota”, reconoce.

Desde el momento en que sucedió, la jugada fue comparada con aquella salvada de Banks a Pelé en 1970 –‘la atajada del Siglo’-, y si se ven ambas acciones juntas, el parecido es realmente sorprendente. Con humildad, Ochoa no pudo ocultar su alegría por ser comparado con uno de los grandes momentos en la historia de las Copas Mundiales de la FIFA.

“¡Claro que conozco la jugada! ¡La he visto muchas veces! Sé que es considerada la mejor atajada de la historia. Es un verdadero honor que digan que la mía fue parecida. Realmente me siento muy halagado”.

El escenario perfecto

Para quien ha seguido la carrera de Ochoa, ni su salvada ni su actuación en general fueron realmente una sorpresa. El portero ha tenido muchas tardes así con el Ajaccio de la liga francesa, club con el que acaba de terminar su contrato. Sí, Ochoa, la gran figura de los dos primeros juegos de México, no tiene club.

Sin embargo, como él mismo reconoce, lo de este martes 17 de junio tuvo algo especial. “No es lo mismo, por supuesto. En un Mundial, contra el anfitrión… era el mejor escenario posible. Estaba realmente motivado para hacer un buen partido y creo que pude ayudar cuando se me requirió”, señala con tranquilidad.

Por supuesto, tras el silbatazo, los elogios no se hicieron esperar, sobre todo los de sus compañeros, cautivados por la actuación de su guardavallas. El primero fue Héctor Moreno. “Fue increíble. Quizá la gente no lo conocía tanto porque viene de jugar en un club pequeño, pero para quienes trabajamos con él todos los días no fue realmente una sorpresa”. Su opinión fue compartida por Andrés Guardado. “Hoy nos salvó. A veces teníamos la sensación de que sin importar cuánto le tiraran, no iba a dejar pasar ningún disparo”.

Pese a ello, ambos jugadores coincidieron en señalar que lo ideal sería que Ochoa no apareciera tanto en su próximo encuentro, aunque el portero se declaró listo para cuando se le necesite. “A veces nos toca destacar a algunos y a veces a otro. ¡Claro que me gustaría tener menos trabajo!” señala entre risas, pero retoma la seriedad para finalizar. “En mi puesto hay que estar siempre preparado, ya sea si se necesita una o muchas veces, y seguiré entrenando para ello”.

] FIFA.com