* Con 160 piezas, entre dibujos, maquetas, documentos, óleos y fotos, se da cuenta de su exploración de materiales.

Abida Ventura 

] INTERNET * 7 de mayo.

Inaugurado en 1971, el Polyforum, ubicado junto al complejo del World Trade Center (WTC), cuya superficie arquitectónica sostiene varios murales y guarda la obra más grande de David Alfaro Siqueiros: La marcha de la humanidad, fue uno de los proyectos más ambiciosos y altamente tecnificados que realizó el muralista mexicano.

Así se observa en la exposición Mecanización: Arte y tecnología en la producción de Siqueiros, que ofrece una amplia revisión sobre el interés del artista por utilizar la tecnología y alta ingeniería en sus lenguajes y procesos artísticos.

La exposición, que se inaugura mañana a las 19 horas en la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), incluye cerca de 160 piezas, como dibujos, óleos, maquetas, bocetos, documentos y fotografías que dan cuenta de la importancia que el muralista otorgó a la tecnología, a través de la exploración de materiales y técnicas innovadoras para su producción, así como en su representación artística.

“De su generación, Siqueiros fue el artista que más abrazó y divulgó el uso de nuevas tecnologías y materiales para la producción. Fue innovador, trabajó con ingenieros del Instituto Politécnico Nacional para elaborar nuevos materiales; su labor artística siempre estuvo acompañada de la investigación para estar constantemente perfeccionando esa relación entre el arte y la tecnología”, comentó ayer Daniel Garza Usabiaga, curador de la muestra.

Durante un recorrido con medios de comunicación, el curador explicó que para el artista la tecnología también fue un campo de representación, tal como se observa en las fábricas, torres eléctricas y paisajes que están presentes en varias de sus obras.

La muestra, integrada por piezas del archivo histórico de la SAPS, algunas nunca antes exhibidas, también explora el momento en que, a partir de la década de los años 30, David Alfaro Siqueiros comenzó a explorar el uso de nuevos materiales como la piroxilina y soportes como masonite, además de emplear nuevas tecnologías como la brocha de aire y el aerógrafo, para la aplicación de sus pinturas industriales.

De esa época, destacó Garza Usabiaga, se puede ver que “hay una parte muy pensada y una parte azarosa que proviene de la aplicación de los materiales y del comportamiento de la tecnología al momento de usarla, que él llamó ‘accidente controlado’”. Ejemplo de ello es la obra El nacimiento del fascismo, que el artista trabajó originalmente en los años 30, pero que después de unos años decidió reelaborar, cambiando detalles técnicos y discursivos de la obra. En esta exposición se muestra la pieza original y la última versión.

Intervienen fachada

A la par de la exposición que muestra la tecnología en la obra de Siqueiros, la SAPS inaugurará en su fachada el proyecto Metal y guadaña , en el que el artista Álvaro Verduzco plasma elementos pictóricos y temáticos de Siqueiros y los relaciona con el heavy metal.

“Lo que hace Verduzco es retomar elementos clásicos de la imaginaría de Siqueiros que tiene que ver con todo el lenguaje del muralismo, con construcciones épicas, personajes heroicos, escenarios catastróficos; todas estas situaciones las vincula con un lenguaje ajeno, pero mediante estos puntos se encuentra una coincidencia, aunque dentro de la corriente musical del heavy metal”, explicó durante el recorrido Tatiana Cuevas, curadora de este proyecto.

Esta intervención en la fachada se complementa con una serie de 12 postales y una animación.

Ambas exposiciones se inauguran este jueves, a las 19 horas en el SAPS, ubicado en Tres Picos 29, colonia Polanco.

] El universal