] CD. MÉXICO * 1 de mayo.
Esta tarde, en una rueda de prensa y acompañado de su abogado Claudio Pérez de Celis, el argentino Ricardo Antonio Lavolpe dio su versión sobre los hechos que le imputan por supuesto acoso sexual a la podóloga de la institución, Belén Coronado y lo negó todo.

El ahora ex técnico de Chivas enumeró una serie de problemas con los que se topó desde su llegada al club y terminó con su visita a la podóloga, para comprobar lo que algunos jugadores le informaron, que no sólo le daba cuidado a los pies de los jugadores, sino que también les daba masaje.

“Si fui y lo comprobé, pero no pasó nada más que eso y cuando terminó, le dije que yo no iba a permitir tal situación; de otras cosas que dicen los jugadores que ahí pasaban yo no puedo comprobar nada”.

La Volpe no dijo claramente si le dio un masaje a él, pero que sí se lo pidió y que cuando le dijo que sí, ahí le maifestó su desacuerdo.

“Fui a ver, a comprobar algunos detallitos, le reclamé posiblemente en mi forma dura de ser, pero es algo con lo que yo no estaba de acuerdo y hasta ahí”.

Ante la pregunta de un reportero de cómo han sido sus horas después de todo esto, al borde del llanto mencionó que ha llorado y de inmediato se levantó de la mesa y dejó la conferencia de prensa.

Por su parte el abogado Claudio Pérez de Celis, abodgado de La Volpe dijo que se niegan rotundamente todos los hechos que se han informado a través de los medios y que hasta el momento no han recibido de manera formal demanda alguna.

Dentro de las nomalías que manifestó La Volpe, está de que tuvo que afrontar a los jugadores, porque le informaron que dos de ellos eran espías de Angélica Fuentes, esposa de Jorge Vergara, e iban y le decían todo lo que ahí pasaba.

“Les dije que si yo confirmaba eso, esos jugadores no se quedaban ni un minuto más en el equipo”, dijo La Volpe.
] Especial