» Ernesto Rivera Rodríguez 
] ACAPULCO. * 1 de junio de 2021.
) Especial.

De los más de 200 candidatos a todos los niveles de elección popular en Acapulco, Ninguno, Ninguno a tomado ni tomó como principio político de campaña y elemento ideológico de  transformación de la superestructura social y política al deporte, como Carlos Reyes París.

Deportista «irredento», filántropo hasta los tenis y por el glamur humano que lo rodea como un halo que jala y jala a quien lo conoce, empresario con un gran sentido humano, ex director general del INDEG en Guerrero en el sexenio del  exgobernador Zeferino Torreblanca Galindo, y fue piloto y artífice de un gran equipo para darle a Guerrero la Olimpiada Deportiva Nacional, sede de 10 disciplinas que se llevó a cabo en Acapulco en el 2006, que ha sido considerada como la mejor en todos los sentidos a nivel nacional hasta hoy.

Un hombre como él no ha estado negado a participar en el quehacer político, tomando como principio que «toda actividad humana es política por autónomasia», y el deporte desde los griegos lo es por herencia de origen. Deportista desde la médula, el hoy candidato a diputado local por el Partido Movimiento Ciudadano, al distrito 04, de Acapulco, ha desarrollado una campaña a flor de tierra, inédita de origen que hoy lo tiene en un posicionamiento que de acuerdo a sus propias palabras: «compito contra «las marcas», no contra adversarios.

 Lo afirma con la responsabilidad de un candidato que asume la responsabilidad adquirida al aceptar su postulación por el Partido Naranja, con el único objetivo de trabajar desde donde se puede llevar a cabo la verdadera y necesaria transformación y desarrollo de Guerrero, como diputado en el Congreso Local, y cómo «bandera blanca» palanca de un profundo cambio social, humano y político, el deporte, que enarbola día tras día en todos los días de su vida…que como los griegos lo ha impregnado cómo status de su existencia.