NUEVA YORK. * 8 de septiembre de 2021.
) Efe.

La inglesa Emma Raducanu, número 150 del mundo, dio ese miércoles otra gran sorpresa en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos al ganar por 6-3 y 6-4 a la suiza Belinda Bencic, undécima favorita y medalla de oro olímpica.

Raducanu, de 18 años, que tuvo que entrar al cuadro principal a través de la fase de clasificación, en lo que solo es su segundo torneo de Grand Slam, no ha perdido todavía un set y nadie hasta ahora ha podido descubrir la manera de poderla detener.

Mostrando los golpes y el aplomo de alguien mucho más experimentada, Raducanu, se convirtió en la primera clasificada en llegar a las semifinales del Abierto de Estados Unidos en la era profesional, y, sorprendentemente, es la segunda adolescente en dos días en asegurar un lugar entre las cuatro mejores.

“Tener a tantas jugadoras jóvenes aquí bien preparadas, demuestra lo fuerte que es la próxima generación”, declaró Raducanu, quien se une a la canadiense Leylah Fernández, de 19 años, en las semifinales. “Todas están en su trayectoria. Es mi propio viaje al final del día”.

Raducanu ganó los 16 sets que ha disputado en ocho partidos durante las última semana y media que lleva compitiendo en Flushing Meadows con tres encuentros durante las rondas de clasificación y otros cinco en el cuadro principal.

La próxima rival de Raducanu, de padre rumano y madre china, que nació en Toronto (Canadá), pero a los dos años la familia se mudó a Londres, se enfrentará en la semifinal a la cabeza de serie número cuatro, la checa Karolina Pliskova, dos veces subcampeona de Grand Slam, o la griega Maria Sakkari, decimoséptima favorita, semifinalista en el Abierto de Francia de este año.

La otra semifinal femenina será protagonizada entre Fernández, 73 del mundo, contra la segunda favorita, la bielorrusa Aryna Sabalenka.

Raducanu quedó fuera del top 300 a fines de junio cuando tuvo la oportunidad de jugar en Wimbledon gracias a una invitación de comodín.

En ese debut de Grand Slam, llegó a la cuarta ronda antes de detenerse durante ese partido cuando tuvo problemas para respirar.

Al final contra Bencic, semifinalista del Abierto en 2019, Raducanu tenía casi el doble de ganadores que de errores no forzados, 23-12.

También mostró coraje, particularmente al final, cuando se quedó atrás del 0-30 en cada uno de sus últimos dos juegos de servicio antes de salir adelante.

Al principio, Raducanu perdía 3-1, sin que para nada afectase a su concentración y moral.

“Su velocidad de pelota definitivamente me tomó por sorpresa”, declaró Raducanu sobre el poderoso juego de Bencic. “Definitivamente tuve que intentar adaptarme”.

Lo hizo rápidamente y a partir de ese momento, Raducanu acumuló cinco juegos seguidos para llevarse el primer set, el primero que dejó Bencic en todo el torneo.

Bencic solo se había roto tres veces en cuatro partidos, pero Raducanu igualó ese total y se convirtió en la tercera mujer clasificada fuera del top 100 en avanzar a las semifinales del U.S. Open.

La medalla olímpica de oro cometió una doble falta para romperse y quedarse atrás 3-2 en el segundo set, caminó penosamente, lo más lento que pudo, hasta una esquina de la cancha para recuperar su toalla.

Cuando llegó a su asiento lateral, golpeó su raqueta contra su bolsa de equipo, luego se dejó caer y golpeó la raqueta contra el suelo.

Mientras que Raducanu caminó hacia la línea de banda, envuelta en una gran ovación de aplausos y vítores de los aficionados que llenaban las gradas de la pista central Arthur Ashe Stadium.