E d i t o r i a l

Chairo extasiado por la presencia de su mesías.

Él, su princesa y el príncipe menor viven en un gran Palacio imperial, con todos los lujos y comodidades que el poder y dinero pueden comprar; sus hijos son también distinguidos millonarios sin haber trabajado por cada peso habido en sus cuentas bancarias; ostentan la mejor ropa, los mejores autos, el mejor calzado, viajan por el mundo cuando les place y comen y se hospedan en los sitios más caros del planeta… pero él pide a sus seguidores como requisito para que lo adoren ser pobres, austeros, conformistas, sin futuro e ignorantes y ser partidarios o simpatizantes de Morena, su gran secta política nacional, y defender a muerte su Cuarta Transformación, la cual impide a los morenistas soñar con educarse, superarse y disfrutar de un mejor estilo de vida que la condición de ignorancia y pobreza que se les exige para tener el ‘honor de estar con Obrador’.

Pregunta obligada que arde: ¿Qué será de estos conformistas morenitas cuando su mesías deje el poder y ya no pueda mantenerlos con las dádivas gubernamentales con los que ahora los mantiene ‘felices, felices’?

Morenista promedio, leal soldado de Morena y la 4T.

Mejor aún, ¿qué será de los leales soldados de Morena y la 4T cuando el ‘mesías’ de Macuspana ya no exista? ¿Quién los va a mantener con dádivas bimestrales disfrazadas de bienestar social? ¿Qué será de sus vidas sin educación ni idea de cómo labrar un mejor futuro para los suyos?

¡Qué difícil debe ser morenista con un caudillo que adoctrina con sermones de austeridad pero él vive acaudaladamente en un Palacio donde no le falta absolutamente nada, excepto la verdadera felicidad de aquellos que mañana tras mañana insulta, calumnia, envidia y les desea el mal por no aceptar sus retrógradas y autócratas ideologías imperialistas, a pesar de consitucionalmente estar obligado a gobernar para todos, sin distinciones clasistas, políticas ni partidistas!

Sin daños a terceros…

Los millonarios hijos ‘ninis’ del mesías de la 4T que exige austeridad a sus hordas de seguidores.

www.acapulco.press