NUEVA YORK. * 2 de julio de 2021.
) The New York Times

La velocista estadounidense Sha’Carri Richardson, que debía tener una fulgurante carrera en las Olimpiadas de Tokio este mes, podría perderse su participación en los Juegos luego de dar positivo por marihuana.

Richardson, de 21 años, ganó la carrera de 100 metros en las pruebas de pista y campo de Estados Unidos en Oregón el mes pasado, pero el dopaje positivo invalidaba automáticamente su resultado en esa competición destacada.

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos dio a conocer el resultado positivo la mañana del viernes y dijo que Richardson había aceptado la suspensión de un mes, a partir del 28 de junio. Eso podría darle tiempo para correr en la carrera de relevos 4×100 que tiene lugar ya entrados los Juegos, si es que el equipo de Estados Unidos la selecciona.

En entrevista con NBC el viernes, Richardson culpó la prueba positiva a su consumo de marihuana como un modo de sobreponerse a la muerte inesperada de su madre biológica cuando estaba en Oregón para las clasificatorias olímpicas. Richardson, quien fue criada por su abuela, dijo que se enteró de la muerte cuando un periodista la entrevistaba, algo que calificó de detonante y “sin duda estresante”.

“Me llevó a un estado de pánico emocional”, dijo, y agregó, “no supe cómo controlar mis emociones o manejar mis emociones en ese momento”.

La atleta se disculpó con sus seguidores, su familia y sus patrocinadores, diciendo: “Pido perdón enormemente si los he decepcionado, y lo hice”.

U.S.A. Track & Field (USATF), el organismo rector del atletismo en Estados Unidos, ha notificado del dopaje a otras mujeres que compitieron en la final de 100 metros, según dos personas con conocimiento directo de la información, y a varias corredoras se les informó que escalaron una posición en la clasificación final.

Jenna Prandini, quien quedó cuarta en las pruebas, fue notificada de que ahora será una de las tres mujeres estadounidenses que correrán los 100 metros en Tokio, y Gabby Thomas, quien terminó quinta en las pruebas, fue nombrada como suplente para la carrera, dijeron las personas enteradas de la situación.

Richardson será candidata a volver a la competición justo antes del inicio de los eventos de atletismo en los Juegos el 30 de julio. El calendario de esa jornada incluye las primeras rondas clasificatorias de los 100 metros femeniles, un evento en el que ahora ella no participará.

La tarde del jueves, Richardson tuiteó misteriosamente: “Soy humana”. Y el viernes en NBC habló más sobre esa idea.

“Solo digo, no me juzguen, soy humana: soy tú, solo que corro un poquito más rápido”, dijo, y añadió que espera que algunas personas critiquen su consumo de marihuana. “No necesariamente entienden y yo no diría que son haters”.

Aunque la suspensión de Richardson concluirá para cuando la competencia de atletismo olímpica empiece, la prueba positiva anula su desempeño en las pruebas olímpicas de los 100 metros femeniles, lo que significa que no participará en la competencia. A diferencia de los procesos de selección en otros países, los procedimientos del organismo rector estadounidense no dejan lugar discrecional para la calificación. Dictan que los tres primeros lugares en cualquier evento clasificatorio califican a las Olimpiadas, siempre que su desempeño alcance el estándar olímpico.

Es posible que Richardson pueda competir en los relevos 4×100 incluso si se le saca de la carrera individual. Esa decisión le corresponde al USATF.