] CIUDAD DE MÉXICO. * 17 de mayo de 2021.
) Efe.

La tasa de desempleo de México subió a 4.4% en el primer trimestre de 2021, frente al 3.4% del mismo periodo de 2020, en una señal de la lenta recuperación de la economía del país.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló este lunes que el índice de desocupación de enero a marzo de este año es apenas dos décimas menor a la medición del último trimestre de 2020, cuando la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) la situó en 4.6%.

La ENOE reportó una disminución anual de 1.6 millones de personas en la población económicamente activa (PEA), que pasó de 57 millones a 55.4 millones, lo que representa una reducción de la fuerza laboral.

«En el año de pandemia de 2020-T1 (primer trimestre) a 2021-T1 la población ocupada cayó en 2.1 millones de personas al bajar de 55.1 a 53 millones; la ocupación ha caído casi 10 veces más en comercio u servicios que en la industria», comentó Julio Santaella, presidente del Inegi.

Una lenta recuperación

Además de más de 2.38 millones de contagios y 220,000 muertes, la cuarta cifra más alta del mundo, la crisis de COVID-19 provocó en México una contracción de alrededor del 8.2% del PIB.

El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha pronosticado un repunte del 5.3% del PIB para este 2021 con la promesa de recuperar el nivel de empleo previo a la pandemia a finales de año.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señaló la semana pasada que faltan más de 500,000 empleos formales para recuperar el nivel previo a la pandemia, cuando había 20.6 millones de puestos registrados en el organismo.

Por ello, el Centro de Estudios para el Empleo Formal (CEEF) calculó que en realidad el déficit total de puestos, entre formales e informales, es cercano a los 2 millones.

«No estamos recuperando lo perdido, urge un cambio en la política laboral de este país. Además, recordemos que la crisis laboral no comenzó a raíz de la pandemia», publicó el CEEF en un análisis.

Ricardo Aguilar, analista del banco Invex, señaló que en abril solo se recuperaron 44,474 plazas formales ante el IMSS, «el menor nivel en lo que va del año».

«Es probable que los cambios a la Ley Federal del Trabajo que prohíben la contratación de personas bajo el esquema de ‘outsourcing’ (subcontratación) en determinados casos desincentiven la generación de empleos formales», indicó Aguilar en un análisis compartido este lunes con Efe.

Una crisis desigual

Los datos del Inegi también reafirmaron que la crisis ha afectado de forma desproporcionada a las mujeres y a los trabajadores informales.

La ENOE contabilizó 29.2 millones de trabajadores informales en el primer trimestre de 2021, 1.6 millones menos comparados con igual trimestre de 2020, por lo que representan la mayoría de las personas que abandonaron la fuerza laboral.

La tasa de informalidad quedó en 55.1% por debajo del 55.9% de 2020.

Asimismo, registró un 13.8% de tasa de subocupación, personas que trabajan menos horas de las que necesitan, en comparación con la de 8.4% del mismo periodo de 2020, por lo que la población subocupada aumentó 2.7 millones, al pasar de 4.6 a 7.3 millones.

El presidente del Inegi destacó que «el impacto de la pandemia en el mercado laboral ha caído desproporcionadamente sobre las mujeres», que tienen una tasa de participación de apenas 41.7% frente a la de 45.1% del año anterior.

«El 84 % de las 1.6 millones de personas que salieron de la fuerza laboral (PEA) eran mujeres y siete de cada 10 personas de las 2.1 millones que ya no están ocupadas también eran mujeres», advirtió.

Por sectores, el instituto de estadística resaltó que las personas ocupadas en actividades terciarias descendieron 1.9 millones, con el mayor impacto mayor en el sector comercio con una reducción de 712,000 y en el sector de restaurantes y servicios de alojamiento con 656,000.

En tanto, las personas ocupadas en micronegocios disminuyeron en 924,000.