] CIUDAD DE MÉXICO. * 15 de junio de 2021.
) Latinus.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez afirmó este martes que, con la identificación de un resto óseo del normalista de Ayotzinapa, Jhosivani Guerrero, en un lugar distinto al que se planteó en la versión oficial de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), se confirma que el gobierno mexicano le mintió a las familias y a México a través de la conocida como “verdad histórica“.

En su cuenta de Twitter, el Centro Prodh indicó que el nuevo hallazgo también recuerda que sigue pendiente avanzar en las investigaciones hasta “llegar a la verdad y sancionar a los responsables de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa y a los responsables de la manipulación (de los hechos)”.

Recordó que, en 2015, las autoridades pretendieron dar por identificado a Jhosivani Guerrero sin que los valores de los resultados genéticos fueran suficientes. “Técnicamente, es falso que ya hubiera sido identificado”, señaló el Centro Prodh.

En aquel año, la PGR estaba a cargo de Jesús Murillo Karam, quien aseguró: “Ésta es la verdad histórica de los hechos, basada en las pruebas aportadas por la ciencia, como se muestra en el expediente, y que ha permitido ejercitar acción penal en contra de los 99 involucrados, que han sido detenidos hasta hoy”. Según él, los 43 fueron secuestrados, incinerados y arrojados en cenizas al Río San Juan.

“Las familias de los desaparecidos tienen derecho a la verdad. Este hallazgo muestra que la identificación genética es posible, incluso a pesar del paso del tiempo. Necesitamos mecanismos extraordinarios, masivos y con recursos para atender el rezago forense”, añadió.

Horas antes, Melitón Ortega, vocero de los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, informó que el laboratorio de Innsbruck confirmó el hallazgo de los restos de Jhosivani Guerrero, uno de los estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los normalistas, dijo que se trata de una vértebra lumbar que se encontró en la búsqueda que comenzó en noviembre de 2019.

El abogado dio a conocer el pasado 18 de febrero que los 16 restos humanos se enviaron a la Universidad de Innsbruck, en Austria, para su análisis genético.

“Los resultados son contundentes, son restos que, como ustedes saben, habían sido mandados a Innsbruck y que fueron encontrados en la Barranca de la Carnicería en un periodo de búsqueda que tuvo ocasión desde noviembre del 2019 a la fecha que se han estado realizado búsquedas”, refirió

Este hallazgo llega casi un año después de la identificación de Christian Alfonso Rodríguez, otro de los estudiantes, cuyos restos fueron encontrados en la misma barranca.