TLAHUELILPAN. * 8 de septiembre de 2021.
) Apro.
El municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo –donde un ducto de Pemex explotó el 18 de enero de 2019 y dejó 137 muertos–, sufrió una inundación por el desbordamiento del Río el Salado, que dejó como saldo parcial de 100 casas siniestradas, el mismo número de familias damnificadas y 300 hectáreas de siembra perdida.

Los hechos ocurrieron a 15 kilómetros de Tula, donde la madrugada de este martes el desbordamiento de los ríos Tula, Rosas y Salado también inundó nueve colonias y dejó 17 muertos, pacientes del Hospital General de Zona No. 5 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con respiración asistida que no recibieron oxígeno por una falla eléctrica ocasionada por estos acontecimientos.

“Lo que temíamos a final de cuentas sucedió: se desbordó el río El Salado, la parte de atrás sigue fluyendo el agua hacia todos los cultivos, pero esta agua llegó lamentablemente a la colonia El Salitre y a la colonia El Depósito. Hoy tenemos una gran afectación, precisamente porque el río, lejos de bajar su nivel, está creciendo”, informó el alcalde de Tlahuelilpan, José Alfredo Díaz Moreno.

Además alertó que el riesgo se mantiene, porque el cauce no descenderá pronto: “Nos han informado que esta corriente o este nivel de agua que tiene el río va a permanecer por lo menos unas diez horas más, en lo que empiezan a bajar los niveles. Podemos ver cómo sigue creciendo el cause del río El Salado”, mostró por medio de una transmisión en vivo en la zona de desborde.

El edil reconoció, en entrevista, que los daños son “muchos”, que incluyen pérdida de patrimonio y de cosechas, en un municipio con vocación agrícola, ubicado en la región del Valle del Mezquital.

“Lamentablemente los daños materiales que han sufrido las familias son muchos. Desde los cultivos: las siembras ya no sirven, se echaron a perder. La tierra ya no está absorbiendo el agua, se está convirtiendo en una pared (…) Tenemos 300 hectáreas de siembra podrida. Ya no hay manera de salvar esas cosechas, desde (la localidad de) Media Luna hasta donde son Las Cadenas –unas compuestas que ha puesto la Conagua para regular el cause–. Esas Cadenas fueron rebasadas, se desbordaron, y la parte del municipio donde se encuentra la colonia El Depósito, pegado con El Salitre, se inundó”, explicó.

Las casas, añadió, “están gravemente dañadas”, además reconoció: “no hay manera de salvar muchas cosas”.

El munícipe también refirió que tanto subió el nivel del agua en este río “que lamentablemente tuvimos desbordamiento en la carretera que es Tula-Tepeji y Tula-Tlahuelilpan. Tuvimos que bloquear un carril porque del canal Requena, que está en la parte alta del municipio, en el lugar conocido como El Gavillero, estuvo corriendo agua. Para no provocar ningún accidente automovilístico tomamos la decisión de cerrar un carril para que el agua no se convirtiera un problema”.

Los daños en vías de comunicación, precisó, son graves; no obstante, dijo que en este momento aún no pueden cuantificarlos: “De por sí yo recibí un municipio tirado, con muchos daños en la infraestructura carretera, con estos daños van a quedar prácticamente inservibles”, criticó.

Igualmente mencionó que el centro de salud del lugar quedó del lado de la inundación, aunque le han reportado que los pacientes se encuentran bien.

Díaz Moreno hizo un llamado a las autoridades estatales y federales para que se trasladen a Tlahuelilpan “y nos ayuden a hacer un recuento de los daños. Tenemos más de cien familias damnificadas, tenemos más cien casas que se inundaron, tenemos que darles la cara a esa gente que hoy necesita del apoyo de toda la sociedad, tanto del gobierno municipal como del estatal y el federal.