CIUDAD DE MÉXICO * 8 de octubre de 2021.
) Especial.

Después de que el presidente de la República afirmara que no aprobar la reforma energética que propuso a la Cámara de Diputados sería “traición a la patria”, el Presidente Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano Grijalva, aseguró que eso es la expresión de un pensamiento autoritario, que condena a quien no piensa igual que él cuando además, “la verdadera traición es la que Morena ha ejecutado durante este sexenio: no les ha bastado con haber hecho un desastre con la economía del país en tan solo tres años ni con ser omisos ante más de 280 mil muertes por Covid-19, sino que ahora buscan imponer una reforma energética retrógrada”.

Como lo ha señalado este instituto político, la iniciativa de reforma enviada por el titular del Ejecutivo federal al Poder Legislativo atenta de manera directa contra el medio ambiente y los intereses de la ciudadanía porque no bajarán los precios de la electricidad y viola compromisos internacionales que ha asumido México. La médula de dicho proyecto es usar combustibles fósiles que empeoraran la calidad del medio ambiente, otorgar el monopolio de la energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y desaparecer a la Comisión Reguladora de Energía, así como otros organismos encargados de la supervisión de los precios y manejo de estos recursos.

“Una vez más, Morena demuestra que no le importa pasar por encima de la salud y del bienestar de las familias. Engañan al decir que beneficiará al país, porque la realidad es que sus decisiones costarán al erario 15 veces lo que el Gobierno Federal malgastó para cancelar el aeropuerto de Texcoco, tan solo por un capricho que ahora estamos pagando todos.”, recalcó Zambrano Grijalva.

La reforma planteada por Morena implica un aumento de costos de la energía para las y los consumidores, además de que contraviene los tratados internacionales a los que México se ha adherido; también, al rescindir los contratos que se han hecho con inversionistas nacionales y extranjeros, pone en riesgo la fuente de trabajo de miles de familias mexicanas. “A todas luces, es un proyecto que traería hasta conflictos diplomáticos a México», subrayó el dirigente perredista.

Ante ello, recordó que la bancada del PRD en la Cámara de Diputados se opone a esta iniciativa por tres razones principales: queremos que las y los consumidores adquieran energía a precios más bajos, debe lograrse la transición a energías limpias, que no afecten al medio ambiente, y que, con regulaciones estatales, el mercado y la competitividad empresarial otorguen un servicio de calidad y mejores precios a las y los mexicanos. ¡Avalar esa reforma si sería una traición a la patria!